• Una contractura es una contracción involuntaria, duradera o permanente, de uno o más grupos musculares. 

  • Puede aparecer al realizar un esfuerzo y entre los síntomas más frecuentes encontramos el abultamiento o inflamación de la zona, dolor y alteración del funcionamiento normal del músculo.
  • Descubre más sobre las contracturas musculares leyendo nuestra entrada.
Contracturas musculares

Causas de las contracturas musculares.

Motivos por los que podemos tener una contractura muscular:

  • Si hemos realizado una actividad continuada con una postura inadecuada.
  • Realización  forzada de un ejercicio (por ejemplo, cuando cogemos más peso del debido). 
  • Deshidratación, falta de magnesio y potasio. Las células musculares necesitan agua, glucosa, sodio, potasio y magnesio.
  • El estrés emocional y psicológico, como la ansiedad y la tensión puede causar una serie de reacciones en el cuerpo que afectan al sistema nervioso causando rigidez en el cuello y tensión muscular.

¿Qué podemos hacer para evitar y tratar las contracturas?

  • Una de las formas de prevenir una contractura es realizar un buen calentamiento antes de un esfuerzo.
  • Trabajar el estiramiento de los músculos, y por lo tanto, un  buen trabajo de flexibilidad facilitar la recuperación del músculo después del entrenamiento.
  • Una vez que tenemos una contractura no es conveniente tratarla uno mismo con masajes y remedios inapropiados, lo mejor es acudir a un fisioterapeuta de confianza. La fisioterapia (en otras ocasiones hemos hablado de qué puede hacer un fisio por ti aunque no estés lesionado) te ayudará a descubrir qué tipo de contractura es y cuál es el mejor método para su tratamiento, además, de ofrecerte los consejos adecuados para que puedas aliviar el dolor durante los próximos días de recuperación.

Algunas recomendaciones:

  • Antiflamatorios: Ciertos fármacos logran relajar la musculatura y reducir la contracción.
  • Aplicar calor en la zona afectada: Ayudas de este modo a relajar el músculo.
  • Masajes: El fisioterapeuta gracias a un masaje adecuado provocará un aumento del flujo sanguíneo que mejora la recuperación de tejidos, además de reducir la tensión de la zona y evitar el dolor.
  • Estiramientos: Ayudan a relajar el músculo o grupo de músculos afectados.

Alivia tus contracturas en nuestro centro de fisioterapia en Zaragoza. Visita nuestra tienda online y disfruta de descuentos especiales en nuestra web.  

[Total:2029    Promedio:3.8/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.